El rol más importante del comunicador en el retorno a la llamada nueva normalidad

eBIZ ESTABLECE ACUERDO DE COOPERACIÓN CON EL CONSEJO PRIVADO ANTICORRUPCIÓN
17 Septiembre, 2020

Nunca el rol del comunicador había tomado tanto protagonismo como hasta ahora. La pandemia nos ha sumergido en una necesidad: ser el puente de comunicación entre la empresa empleadora y el colaborador.

Vivimos épocas de incertidumbre, estrés y mucha carga emocional. Frente a esto, la tarea más importante del comunicador es el saber llegar de manera adecuada a todos los trabajadores, a través de comunicados por correos electrónicos, intranet, aplicativos de celulares, pantallas digitales, entre otros medios. Si nos detenemos en las plataformas mencionadas, nos daremos cuenta de que la tecnología es el medio más usado y efectivo para comunicar mensajes a los colaboradores, lo que en esta coyuntura obliga a las empresas a buscar un medio digital por el cual transmitir la información necesaria: protocolos de prevención o medidas de autocuidado, para que los colaboradores se sientan acompañados por su empresa y afrontar esta crisis sanitaria mundial.

La tarea más difícil de las empresas es saber cómo plantear el retorno a las actividades habituales y adaptarlas a la nueva normalidad, sin que se rompa la fibra más sensible entre el empleador y colaborador. El aliado de las organizaciones, además del área de recursos humanos, es el área de comunicaciones.

El comunicador debe transmitir mensajes de manera frecuente a todos los trabajadores; sobre la implementación de los protocolos de seguridad del Minsa, los espacios de trabajo que han sido adaptados a la nueva realidad de higiene, lo más importante, reforzando mensajes para el cuidado personal día a día, ya que no se debe bajar la guardia. Pero ¿cómo hacemos que se logre esta presencia y conexión con los equipos de manera constante, sin que parezca repetitivo y estático para los trabajadores? Es aquí donde el ingenio y la capacidad del comunicador se ve reflejado en la de toma acciones y decisiones por el bien de sus trabajadores y de la empresa.

No todas las empresas se encuentran preparadas para este salto a la nueva normalidad, sin embargo, la comunicación en este punto es una tarea imprescindible, se sugiere medir las estrategias para ver cuál de ellas genera mayor impacto y un efecto positivo en nuestra columna vertebral, nuestros trabajadores.

Comunicar es la acción que hará sentirse al colaborador más seguro, respaldado y cerca de su empleador. No olvidemos que un trabajador feliz aumenta en 30 % su productividad, lo que finalmente resulta ser un beneficio para la empresa.

 

Jackeline Hospinal

Jefe de Producto Vixonic Perú